Historia

Historia

Los infrarrojos largos son una fuente indispensable de desarrollo para los vegetales y, por extensión para toda materia orgánica. Pero hasta 1800 no se conocían, los descubrió William Herschel, astrónomo inglés de origen alemán.

Por primera vez, observa que el calor puede transmitirse por una forma invisible de la luz, luego ni por convección (desplazando aire caliente), ni por conducción (propagándose a través de un sólido). Resumiendo, los infrarrojos largos calientan la materia y muy poco el aire.

Los infrarrojos largos son ondas que se miden en micrómetros (o nanómetros) y contrariamente a las ideas preconcebidas, no en grados de temperatura.

LA SOLUCIÓN IYASHI DOME

Nuestros colaboradores