Cómo reconocer una buena máquina IRL

Cómo reconocer una buena máquina IRL

Los infrarrojos y especialmente los llamados «largos» son cada vez más reconocidos desde el punto de vista de la salud y del bienestar cotidiano, pero hay que estar atentos ya que, aunque la tecnología tenga la misma denominación, las máquinas que la utilizan son diferentes entre ellas.

Pioneros desde hace casi 15 años, Iyashi Dôme no responde ni ha respondido nunca a un fenómeno de moda, sino que ha creado una moda. La de la «Sauna Japonesa».

Lo que principalmente hay que saber:

  1. Los infrarrojos largos calientan los cuerpos (materia) pero poco el aire ambiente.
    Estando a 2500m de altitud en invierno, si hace buen tiempo y no hay viento, se puede tener mucho calor y estar en manga corta aunque solo haya 3 grados Celsius.
    Luego la sensación de temperatura nada tiene que ver con la configuración de una máquina que emite ondas. Recordemos que los IRL (infrarrojos largos) se miden en Micrómetros (µm) o nanómetros (nm).
  2. La forma de nuestras cúpulas ha sido estudiada en función de nuestra morfología, ya que las ondas infrarrojas son difusas y se dispersan contrariamente a un láser. Luego, se trata de envolver de forma óptima su cuerpo estando tumbado. Nuestra morfología (hombres/mujeres) puede variar por eso se ha optado por la forma de un semi cilindro, más eficaz para el cuerpo.
  3. No se deje llevar por los atractivos mensajes publicitarios, consulte los estudios que cada empresa hace con SUS PROPIAS MÁQUINAS y solicite resultados medibles y no opiniones.
    Muchas veces no se explican claramente los protocolos (tiempo, frecuencia de las sesiones, duración del protocolo…).
    Parta del principio que nuestros resultados, medibles y publicados en revistas médicas, han sido realizados con sesiones de 25 a 30 minutos a razón de 8 sesiones únicamente durante un mes.
  4. Por último, un punto esencial: ¡la SEGURIDAD de los usuarios! Exija documentos con normas CE realizados por laboratorios convencionados e independientes.
    NB: en Europa los fabricantes pueden certificar sus propias máquinas, lo que no garantiza forzosamente su seguridad.

LA SOLUCIÓN IYASHI DOME

Nuestros colaboradores